“Luca”, de Pixar, se estrena hoy

“Luca”, de Pixar, se estrena hoy

Un verano eterno, la costa italiana, vespas, gelatos y dos amigos que comparten un secreto son los ingredientes de “Luca”, la nueva película de Pixar que hoy toma el relevo a la oscarizada “Soul” con un estreno en la plataforma Disney+.

Su director, el genovés Enrico Casarosa, llevaba años detrás de un proyecto que sirviera de homenaje a su tierra y además quería contar una historia sobre la amistad.

“Me di cuenta de que el mejor momento eran los veranos y el mejor escenario estaba en los pueblos de Cinque Terre, era imposible separar eso”, contó.

“Luca” cuenta la historia de dos amigos de 13 años, Luca y Alberto, que pasan los días en un pueblo de la Riviera Italiana como cualquier otro adolescente.

Pero en realidad ocultan algo: Son monstruos marinos que, cuando no están en contacto con el agua, parecen humanos.

Los dos protagonistas están basados en la vida de Casarosa. Alberto era su mejor amigo de entonces y mantiene contacto con él.

“Él era opuesto a mí, muy extrovertido. Yo era el introvertido. Pero los dos nos sentíamos un poco perdedores, raros... no éramos el prototipo de gente popular”, recordó el cineasta.

Mientras los personajes descubren el mundo de los humanos, tienen que lidiar con sus propios problemas: Alberto espera el regreso de su padre y Luca anhela liberarse de una familia sobreprotectora que solo ve peligros a su alrededor.

Cuando Pixar presentó el tráiler de “Luca”, numerosos internautas pensaron que era la película LGTB de Pixar. Verano, Italia, dos amigos y un pueblo. Una especie de “Call Me By Your Name” en dibujos animados repleta de similitudes con el filme de Luca Guadagnino.

“Jamás lo pensé, esta película va sobre una etapa antes de que lleguen los novios, las novias... y toda esa complejidad”, respondió Casarosa.

Entre Luca y Alberto surgen celos, pero de manera amistosa. Especialmente cuando entablan amistad con la intrépida Giulia y se entrenan para ganar una competición deportiva.

“Si viéramos a esos niños en el siguiente verano... a lo mejor la cosa se complicaba —bromeó—. Pero ésa no era la intención”.